Los comienzos de temporada…

19 octubre 2011

A sabiendas de que la noche sería larga y de que las horas de sueño serían pocas o ninguna, me puse a preparar los aperos para la jornada que iba a inaugurar la temporada de caza 2011/2012.

Me empuñé las botas, me despijamé y me calcé la ropa que me vestiría la mañana siguiente. Me coloqué la canana, a esas horas ya preparada con los cartuchos que no gastaría y me sobrepuse el morral. El anhelo de esas mañanas frías en las que el campo se deja helar y a medida que el sol va saliendo, la jornada se vuelve más agradable me invadió por dentro, tras una vehemente espera.


Con mi querido Nerón a cuestas y con mi amigo Meteoro como compañero e instructor de la jornada, pasamos la mañana de caza con más pena que gloria. El aire nos acompañó durante toda la jornada y aunque refrescó respecto a los días anteriores, los perros acusaron su primer día de la temporada. Con el optimismo que me caracteriza para la caza y no para otras facetas del sendero biográfico, regresé a casa con una sonrisa de oreja a oreja por las dos o tres faenas que realizó el perrillo y con el come-come de no haber premiado el trabajo que realizó el animal en un terreno para expertos y con la corta edad de cinco meses.  Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

CÓMO DIJO ORTEGA Y GASSET…

2 marzo 2011

La verdad es que no puedo rendir demasiada pleitesía a este filósofo español que tantos malos ratos ha dado a aquellos, que como yo, no muestran demasiado cariño por las clases de filosofía en las que el profesor se limita a dictar y a seguir dictando para acabar diciendo, el próximo día más.

Por habladurías con otros estudiantes y futuros filósofos, me temo que la materia no es como me la han enseñado, sino que es el arte de entender y comprender las teorías de estos nobles pensadores, y tras estudiarlas, obtener cada uno nuestra propia manera de caminar por el sendero biográfico. De ahí uno de los significados de la palabra filosofía: Manera de pensar o de ver las cosas.

Hace poco, en una animada charla sobre cultura general, mi amigo Juanjo Ayuso dejo caer que la filosofía tiene mucho más valía de la que le proporcionan muchos altaneros, entre los que me incluyo. En una de  mis típicas lecturas que, de antemano suelen ser  cinegéticas,  se cruzó José Ortega y Gasset con su peculiar manera de ver las cosas: La caza es todo lo que se hace antes y después de la muerte del animal. La muerte es imprescindible para que exista la cacería.

Ahí es nada. Esa cita resume lo que siempre intento, pero pocas veces consigo, transmitir en mis escritos.

A fin de cuentas, creo que la base de los conflictos con el sector cinegético que muchas personas acarrean, no son ni más ni menos, que los aprietos que muchos estudiantes  hemos tenido con la filosofía a lo largo de años y años. El no saber entender y comprender.

Actualmente, el modo de enseñanza priva a las nuevas generaciones de la realidad. La generación Disney está ocasionando verdaderos problemas de contaminación y la incomprensión con el sector cinegético, y con el sector rural en general, es más que evidente. Se muestra lo que muchos quieren ver, lo bonito, lo agradable, pero dónde está lo que hay detrás de lo agrario, de lo rural, de… De la naturaleza.

Maneras de pensar o de ver las cosas.

He aquí un artículo paralelo a éste y sumamente interesante –> La mala fama de la caza ¿Un problema de marketing?


ESTRENO DE LA TEMPORADA 10/11

24 octubre 2010

Marcaba el reloj las cinco y treinta y tres minutos, cuando mi padre y yo, cogimos los bártulos, bajamos al garaje y pusimos rumbo hacia la perrera, dónde recogimos a los canes, los metimos en el trasportín y nuevamente, pondríamos rumbo, ésta vez a Navalmoral de la Mata.

Una vez en autopista, y yendo yo al volante, se me cruzo un conejo, pobrecillo mío… Nada pude hacer.

Algo antes de las ocho, llegamos a Navalmoral, dónde me esperaba mi amigo Jesús, y  su padre, Julián, junto a Vicente y su sobrino, que cazarían con nosotros esa mañana. El terreno elegido, era un arroyo, en terreno libre, por lo que no teníamos grandes expectativas, tan solo disfrutar de los perros y hacer lo que pudiésemos.

A la izquierda, Juan. A la derecha, Jesús.

En el arroyo, poco movimiento hubo, por no decir, nada. Los perros jiparon algún conejo, se calentaron un par de veces, pero ninguno dio la cara. Mis perros, que nunca habían cazado en arroyo y menos, en un sitio con tampoca caza, no entraban al arroyo y cazuquearon por fuera, aunque de ley es decir, que cuando les dio el rastro del conejo, entraron. La que más lucho, una perrilla de Jesús, ya vieja, pero que no pierde el instinto, casi sorda y con algo menos de  vista que cuando era joven, luchó contra las zarzas sin parar un momento. Buenos momentos les ha dado esa perra a Julián y a su hijo…

Una vez cazado el arroyo, nos fuimos hacía un terreno sembrado de tabaco, en el que los perros se movieron bien, pero lo único que obtuvieron a cambio es una suave ducha en agua y barro.

Habíamos dado todo el terreno que allí había, y poco después de las doce nos marchamos a otro terreno, de dehesa muy bonita y en el que ya cacé el año pasado. Lo batimos bien batido, pero no sacamos nada, así que decidimos irnos hacia la parcela de Jesús. Nos despedimos de Vicente y su sobrino, que se irían hacia su pueblo después de una buena charla como no, de caza.

Cuando llegamos a la finca de Jesús, estaba Juan esperándonos, un amigo de ambos que por la mañana había cazado en su coto, con la buena suerte de matar un gallo banda. Tras un efusivo saludo, entramos a la finca y poco después, llegó la familia al completo de Jesús, que nos preparó unas exquisitas migas y nos agradó con su sencillez y buena calidad humana. ¡Gracias departe de mi padre y de mí!

Por la tarde, tanto mí padre como Julián se quedaron en la finca, y los tres jóvenes nos fuimos a la aventura. Nos pateamos media dehesa extremeña, pero sólo conseguimos ver palomas y más palomas, claro está, a lo lejos.

Ya estaba anocheciendo, cuando nos acercamos a una charca, y me dicen tanto Juan como Jesús que me acerque yo solo, con mis perros, a ver si tenía la suerte de toparme con algunos patos. Y así fue, un único pato que salió en dirección a un toro y que no le pude disparar hasta ir ya bastante lejos, pero se fue, otra vez será…

Por lo menos, ya habíamos visto algo desde cerca, pero no todo iba a acabar así… Después de estar todo el día sin ver nada desde cerca, en el último cuarto de hora, tiré a otro pato, Juan tiró a otros dos, y cada uno de nosotros abatimos  un tordo curiosamente sin apuntar ninguno, porque disparamos al “montón”, un bando impresionante, de documental.

Decidimos irnos al coche porque se nos hacía de noche y recoger a los perros. Ahí vino el mayor percance del día, Hera, mi podenca andaluza no se quería recoger, había tenido un pequeño percance en el carro con una perra de Jesús y se llevó un diente marcado y algún arañazo, nada grave, pero la perra no quería ver el carro. Tuve que soltar a Atila, mi maneto, y andar de noche un buen rato hasta que pude hacerme con ella y pegarles algunas voces para que viniesen a buscarme. De los peores ratos, sino el peor, que he pasado en cuanto a caza se refiere, aunque una cosa teníamos clara, ninguno de los tres nos íbamos a ir de allí sin la perra.

En definitiva, buen día de caza, aunque las piezas no diesen la cara, pero lo importante es que salí al campo con buena gente y buenos amigos, que es lo importante. Además, los perros trabajaron bien para ser el primer día, la perra se tiró casi toda la tarde detrás de mí, pero el perro no paro en todo el día. No sé si sería debido al aburrimiento por no ver nada y estar acostumbrada a ver mucha caza, o por cansancio… Me gustó mucho la perra de Juan, una braca alemana.

Espero que podamos disfrutar de muchos más días.


DESPEDIDA DE LA TEMPORADA DE CAZA 2009

7 enero 2010

Bueno amigos, pues para mí, esta temporada de caza ha finalizado. Ha sido una temporada digamos que buena, con algunos sobre saltos malos, pero que no importan, de todo se aprende. Espero que me hayan servido para aprender sobre ellos y para formarme como cazador.

Tengo la ilusión de que en la próxima temporada pueda salir a cazar, con mis perros, mi escopeta y mis amigos cazadores. Hasta que empiece la nueva temporada, me queda mucho trabajo con los dos futuros cachorros que ya veréis en exclusiva.

Espero que en la siguiente temporada, pueda salir más y que disfrute, al menos, como en esta.

¡Ánimo amigos, la siguiente nos espera!

[Vimeo 8592491]


VÍDEO DE PODENCOS ANDALUCES COGIENDO CONEJOS A DIENTE

14 agosto 2009

Ayer por la noche me dio por pensar, ya que no podía dormirme. Llegue a la siguiente cuestión ¿Debo de ser parcial a la hora de hablar de perros de caza en mi blog? La respuesta en todo momento fue un rotundo ¡NO!. Cada uno defiende lo suyo y suele elogiar lo que más le gusta, por lo tanto, yo elogio a los podencos, andaluces en concreto, ya que son los perros de caza que más me gustan.

Aparte, por todos los buenos entendidos de perros es sabido, que el podenco andaluz es uno de los perros más completos, sino el que más. Para mí, indudablemente es el mejor y más completo para el tipo de caza que yo desarrollo.

Bueno a lo que iba, que si esperáis que de un trato parcial a los perros de caza, no lo haré, más que nada porque no lo puedo hacer, estoy más metido en el mundo del podenco que de cualquier otro perro y por lo tanto tengo más documentos, vídeos, artículos y demás que de otras razas. Trataré a todos los perros bien, por supuesto, a ninguno desprestigiaré porque todos valen, pero para mí el perro más completa para España es el podenco, sin duda, por algo es un perro que perdura y perdura…

A partir de ahora, os iré poniendo algunos vídeos de podencos andaluces, también intentaré ir poniéndoos vídeos de otras razas (como ya ahí del Setter) pero de podencos andaluces no van a faltar. Este que os pongo aquí abajo en concreto es del criador de podencos andaluces Tagadona (www.tagadona.com) y me ha gustado mucho, ya que Ignacio (el criador) va con escopeta pero  sus perros cogen más conejos a diente que él mismo.

Espero que os guste:

http://vimeo.com/6083544

Agradecer desde aquí a Ignacio la colaboración por dejarme poner sus vídeos.

Artículo redactado por: Juan Carlos Calvo (juanillo23)